De cubiertos viejos a elegante perchero

De trastos a tesoros: creá un perchero de pared con cubiertos

¿Tenés cubiertos viejos ocupando lugar en tus cajones? Si la respuesta es sí, ¿por qué no reciclarlos y crear este elegante perchero de pared hecho con cubiertos? Es muy fácil de hacer y es un detalle único para sumar a tu casa. Si los cubiertos se están empezando a oxidar o están manchados y deslustrados, no te preocupes, con Cif los dejarás relucientes en segundos.

Necesitás:

  • Cubiertos (la cantidad depende de cuántos ganchos quieras). Revisá la integridad del metal, tiene que poderse doblar y sostener lo que quieras colgar.
  • Cif Crema Original, Limón o Flores de Naranjo.
  • Pedazo de madera como tabla de soporte.
  • Taladro y mecha para metal.
  • Gafas y guantes protectores para taladrar.
  • Alambre y tenaza.
  • Tornillos.

¿Todo listo para reciclar?

Seguí estos pasos:  

  1. Elegí tus cubiertos y un pedazo de madera como tabla de soporte. Podés usar un pedazo que ya tengas, o a veces los negocios de manualidades venden piezas precortadas con diferentes formas. 
  2. Limpiá los cubiertos con una pequeña cantidad de Cif Crema y una esponja en forma pareja. Enjuagá y lustralos hasta que estén secos.
  3. Medí y marcá en la madera los puntos donde querés que estén tus cubiertos (al marcar tené en cuenta que los cubiertos van a ir atornillados a la madera justo por debajo de sus cabezas).
  4. Doblá suavemente los mangos de los cubiertos en forma de U. Podés doblarlos hacia adentro o afuera, según la apariencia que prefieras. Si hay monogramas en la punta de los mangos y querés que se vean, doblalos enfrentados hacia atrás.
  5. Ponete tus gafas y guantes protectores. Taladrá un orificio en cada cubierto en la base de la cabeza (parte superior del mango). 
  6. Alineá el orificio en el cubierto con la marca en la madera y atornillá el tornillo a la madera. 
  7. Fijá unos ganchos en la parte posterior de la madera y colocá un alambre entre ellos para colgar el perchero. 
  8. Colgá tu creación. Ponela cerca de la puerta de entrada para colgar llaves, o en la cocina para utensilios o repasadores. ¡Vos decidís!

Ahora podés recostarte y sentirte bien, acabás de transformar unos trastos en algo útil y completamente único. Siempre un final brillante con Cif.  

Si te gusta el reciclaje, inspirate con nuestro proyecto de portavelas o creá tus propias macetas de lata rústicas. 

TOP